10.1 C
Elche
martes, enero 31, 2023

Buy now

spot_img

En Cabo Verde, asolado por la sequía, el jefe de la ONU encuentra la esperanza de crear un oasis sostenible europahoy.news

- Publicidad -spot_img


Durante horas, el automóvil de António Guterres se había movido a lo largo de un camino sinuoso, que se abría contra un paisaje árido, pero luego de una última curva, y unos cientos de pies arriba de una colina, la vista fuera de su ventana estalla en una miríada de tonos de verde, como pequeños terrazas sostenidas por muros de piedra llenos de árboles de plátano, palmas y caña de azúcar, aparecieron a la vista, con arroyos de agua plateada parpadeando en la distancia.

El exuberante valle de Paúl se encuentra en la isla montañosa de Santo Antão, la isla más occidental de Cabo Verde, y representa un oasis en un archipiélago donde solo el 10 por ciento de la tierra es cultivable. De esa área ya pequeña, cerca del 18 por ciento se perdió entre los años 2000 y 2020.

Cuando el Sr. Guterres visitó una de las terrazas, en el segundo día de su visita al país, fue recibido por un grupo de agricultores. Con ellos, una experta de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Katya Neves, explicó que estaban en medio de un jardín experimental, donde hombres y mujeres están probando nuevas variedades de plantas y aprendiendo técnicas sostenibles.

Muchas felicidades”, o “gran trabajo”, el Secretario General felicitó al grupo en portugués, señalando una colorida mesa rebosante de granos de café, repollo, tomates, ñame, yuca y otros productos. La generosidad cultivada localmente es una rareza en un país que necesita importar el 80 por ciento de los alimentos que necesita para alimentar a su población.

Se le dijo al jefe de la ONU que algunas de las plantas que crecen en el jardín son un nuevo tipo de yuca, que los expertos esperan que sea más resistente a la sequía que ha afectado al país durante los últimos cinco años. También escuchó cómo los agricultores han aprendido nuevas formas de regar o fertilizar sus tierras.

La iniciativa beneficia a alrededor de 285 agricultores y es parte de una gran cantidad de proyectos liderados por agencias de la ONU y otros socios que esperan transformar la agricultura en el país para alimentar a más personas y ser más sostenible para el planeta en su conjunto.

La representante adjunta de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Katya Neves, ayuda a impulsar el desarrollo sostenible en Santo Antão, Cabo Verde.

Gestión del agua en medio de la sequía

‘Gota a gota’ es una de las iniciativas, y ha estado haciendo que el riego por goteo sea más accesible para cientos de agricultores. “Solo se riegan 3.000 hectáreas repartidas en las 10 islas, pero los estudios muestran que este número podría aumentar a 5.000”, explicó la Sra. Neves, Representante Adjunta de la FAO.

Ángela Silva, que vive cerca, también se reunió con el Secretario General. Ella es una de las beneficiarias que espera comenzar a instalar el sistema de goteo pronto.

“Nací en una familia de agricultores, mis padres, mis abuelos, mis bisabuelos. Pero hasta que me separé de mi esposo, él cuidaba la tierra”, explicó.

Hace dos años, la maestra de tiempo completo decidió comenzar a trabajar los terrenos que había heredado.

“Todavía estoy aprendiendo, pero quiero aprender más y poder convertir esto en una forma de ganar dinero”, dijo. “Mi sueño es transformarlo en un bosque de comida, que puedan disfrutar mis hijos y nietos”.

Su tierra estaba ocupada principalmente por la producción de caña de azúcar, un cultivo que no es muy rentable ni sostenible, por lo que ha comenzado a reemplazarlo con árboles de plátano y papaya y una variedad de otras verduras. Esta fue una de las lecciones que aprendió en un curso de capacitación apoyado por la ONU.

Los proyectos respaldados por la ONU incluyen el riego por goteo en áreas afectadas por la sequía, como este en Casa do Meio, municipio de Porto Novo, en la isla de Santo Antão.

Con el nuevo sistema de riego, espera evitar algunas de las peores consecuencias de la sequía y hacer un mejor uso del agua durante un año promedio. Los estudios muestran que, incluso cuando llueve en Cabo Verde, aproximadamente el 20 % del agua se pierde por escorrentía superficial, el 13 % se infiltra y el 67 % se evapora.

Este es uno de los desafíos de Dairson da Cruz Duarte, el joven agricultor local que trajo el café que sorprendió al Secretario General, que no sabía que lo producía la isla.

Señalando hacia el fondo del valle, cerca de un arroyo lleno de ñames, el agricultor explicó que los frijoles se cultivan hasta Santa Isabel, una localidad en la cima de la montaña más alta que el ojo puede ver, un borde irregular donde el el verde de la tierra se encuentra con el azul del cielo.

Solo se puede acceder a este pueblo de 100 personas a pie, y toda la agricultura es de secano. Eso ha hecho que los últimos cinco años de sequía sean especialmente duros para la población.

Cuando cesaron las lluvias, los jóvenes fueron los primeros en irse.

“No sé si 10 jóvenes viven allí en este momento”, explicó el Sr. Cruz Duarte. “Los demás todos se fueron a otros lugares, por la falta de trabajo, la lluvia, la sequía. A veces, aunque tengas ganado, no tienes suficiente forraje para alimentarlo. No hay otro sustento, así que se fueron a buscar una vida mejor”.

Un proyecto de resiliencia climática del sistema de las Naciones Unidas en la montañosa isla de Santo Antão en Cabo Verde.

Aumento de la inseguridad alimentaria

Después de años de sequía implacable, la producción fue cero para la temporada agrícola de 2021-2022. Para entonces, el cambio climático, la pandemia de COVID-19 y las consecuencias socioeconómicas de la guerra en Ucrania se habían combinado para crear una tormenta perfecta para los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID), y el Gobierno de Cabo Verde se vio obligado a tomar una decisión difícil. decisión. En junio del año pasado, el poder ejecutivo declaró la emergencia social y económica nacional.

Hasta hace muy poco, el archipiélago, que se encuentra en el Océano Atlántico frente a la costa de África Occidental, podría haber sido considerado un campeón en los esfuerzos de reducción de la pobreza entre los países subsaharianos. Las estimaciones del Banco Mundial muestran que las tasas de pobreza se redujeron en seis puntos porcentuales entre 2015 y 2019, del 41 % al 35 %.

Pero en junio pasado, la cantidad de personas afectadas por la inseguridad alimentaria se disparó, según datos del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas. Más de 46.000 mujeres, hombres y niños (casi el 10 % de la población total de Cabo Verde) se enfrentaban a un grave deterioro de la seguridad alimentaria entre junio y agosto.

Esto representa una amenaza para los logros de desarrollo obtenidos con tanto esfuerzo por el país en los últimos años. Cabo Verde se ha comprometido a eliminar la pobreza extrema hasta 2026, y el sábado, el Primer Ministro del país aseguró al Secretario General que el país se apega a ese objetivo. Pero, admitió, los últimos años lo han hecho mucho más difícil.

Haciéndose eco de ese sentimiento, el Secretario General dijo en el mismo evento: “Sé que Cabo Verde, al igual que otros pequeños Estados insulares en desarrollo, que son una prioridad en la asociación y acción de las Naciones Unidas, enfrenta desafíos importantes, como las consecuencias de la pandemia y, sobre todo, el aumento del costo de vida, que siempre tiene un impacto devastador en la población”.

El jefe de la ONU agregó que “el aumento del nivel del mar y la pérdida de biodiversidad y ecosistemas representan amenazas existenciales para este archipiélago, como para muchos otros archipiélagos”.

Katya Neves, la experta de la FAO, le dice a Noticias ONU que la crisis del año pasado ha dado un nuevo sentido de urgencia a los esfuerzos de la ONU y sus agencias. “Podemos lograr estos objetivos, y podemos hacerlo mejorando la forma en que se realiza la agricultura”.

De vuelta en el valle, el Sr. Cruz Duarte tampoco se da por vencido. Incluso después de ver a la mayoría de sus amigos abandonar su pequeño pueblo, hizo lo contrario: después de años en una isla vecina, São Vicente, el agricultor volvió a trabajar la tierra de sus antepasados. “La agricultura es mi vocación”, dice.

Tiene dos hijos, que tuvieron que quedarse en la otra isla, porque la remota localidad cerró su escuela unos años, pero desde entonces ha podido mantenerlos. Está orgulloso de enumerar todos los cultivos que cultiva (batatas, frijoles, calabazas, el café que se vende en otras islas a un precio alto) y cómo cambian con las estaciones. “Ahora sé cómo hacerlo. Puedo seguir así”, dice.

Eso no es tarea fácil en estas islas. Pero incluso después de una cosecha exitosa, todavía queda un largo camino por recorrer.

Sara Estrela, Asistente de Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), trabaja en un proyecto de resiliencia climática en la isla caboverdiana de Santo Antão.

De la granja a la cafetería de la escuela

Para Amilcar Vera Cruz, “la mayor dificultad es venderlo”, dice sobre los cultivos que cultiva.

Sara Estrela, Asistente de Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), explica que, históricamente, los agricultores no suelen estar organizados en asociaciones o cooperativas en Cabo Verde.

“Como la regla es la agricultura de subsistencia o las pequeñas empresas familiares, se vuelve difícil cuando llega el momento de vender a un precio justo”, dijo.

Uno de los proyectos que ha apoyado el sistema de la ONU es la formación de una Asociación de Productores en este valle. Las agencias también han apoyado la construcción de dos almacenes comerciales donde se pueden recolectar, lavar y preparar las cosechas para la venta.

Para la Sra. Estrela, el “objetivo más grande es apuntar a todo el sector y tratar de organizar toda la cadena, desde poner la semilla en el piso hasta poner la comida en el plato”.

“Estamos empoderando a los productores con conocimientos y equipos”, agregó.

El Sr. Vera Cruz ha recibido este apoyo y, después de décadas de luchar con la venta de sus cultivos, espera que “la asociación sea una forma de abrir nuevos horizontes en términos de mercados”.

“Tenemos otras dificultades, pero eso es lo que ha retrasado el desarrollo agrícola, la venta de los productos, los cambios de precios. A veces no se gana lo suficiente para cubrir los costos de producción”, dijo.

El granjero ha pensado en este día durante mucho tiempo. Tiene grandes sueños, que ven sus productos viajar mucho más allá de la gran ciudad de la isla, Porto Novo, a países lejanos, cuando se corra la voz sobre la calidad de estos productos. Una combinación de proyectos patrocinados por el gobierno y la ONU, dice, podría ayudar a convertir esto en una realidad.

Durante muchos años después de la independencia del país, en 1975, el PMA fue responsable de las comidas de todos los estudiantes de Cabo Verde. Pero el país se graduó de la categoría de Países Menos Desarrollados de la ONU a un país de ingresos medianos bajos en 2007 y, unos años más tarde, el gobierno asumió esa tarea. Una de las decisiones que tomó fue que el 25 por ciento de todos los alimentos utilizados en las escuelas se compraran localmente.

Con esa decisión vino la primera gran prueba para la recién formada Asociación de Productores de Vale do Paúl. Para todo el año escolar 2021-2022, estos productores vendieron todo el banano que se consumió en las escuelas de las islas de Santo Antão y São Vicente. La iniciativa llegó a 20.000 estudiantes.

Ahora, la asociación se está preparando y, a fines de este mes, realizará su primera asamblea. Más tarde, en marzo, llegará una prueba final.

Los alimentos cultivados por estos agricultores, los mismos que probó hoy el Secretario General, se lavarán y empaquetarán en los nuevos almacenes, se cargarán en botes y eventualmente llegarán a los niños en otras islas. Al mismo tiempo, el proyecto será replicado en otros municipios. Próximamente, el ejemplo de Paúl ayudará a alimentar a unos 90.000 estudiantes, casi el 20 por ciento de la población del país.



Europa Hoy Noticias

Artículos relacionados

Síguenos!

3,688SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

- Publicidad -spot_img