10.2 C
Elche
miércoles, febrero 1, 2023

Buy now

spot_img

Científicos israelíes: la contaminación lumínica mata a los roedores

- Publicidad -spot_img


Los animales de todo el mundo ahora viven de noche bajo cielos que sufren de contaminación lumínica causada por el uso excesivo de luz artificial, informó TPS. Debido a la iluminación de las zonas urbanas por la noche, no se pueden ver las estrellas de las que dependen las aves migratorias para navegar. Esto atrae a los animales a lugares peligrosos y altera sus patrones de sueño. Pero una nueva investigación israelí encuentra que este fenómeno en realidad mata a los animales.

El estudio de la Facultad de Zoología de la Universidad de Tel Aviv examinó los efectos de la contaminación lumínica prolongada y de baja intensidad en dos especies de roedores del desierto: el ratón espinoso dorado, que está activo durante el día y duerme por la noche, y el ratón espinoso común nocturno, que duerme durante el día.

“El promedio de vida de los ratones espinosos es de 4 a 5 años, y nuestro plan original era observar los efectos de la luz artificial durante la noche en sus colonias, midiendo el efecto en su reproducción, bienestar y vida útil. Pero los dramáticos resultados frustraron nuestros planes”. , dice el líder del estudio, el Prof. Dr. Noga Kronfeld-Shor, quien es el principal asesor científico del Ministerio de Protección Ambiental de Israel.

“En dos casos separados, en dos recintos diferentes, todos los animales que estuvieron expuestos a la luz blanca murieron a los pocos días. No habíamos notado ningún signo preliminar, pero las autopsias en la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv y en el Instituto Veterinario “Kimron” en Beit Dagan no mostraron ninguna anormalidad en los cadáveres de los ratones espinosos”, explicó el Prof. Kronfeld- corto

“Presumimos que la exposición a la luz artificial durante la noche debilitó la respuesta inmune de los animales, dejándolos indefensos contra algún patógeno no identificado. No se registró una mortalidad tan inusualmente alta en ninguno de los otros recintos, y hasta donde sabemos, los investigadores no han documentado ningún evento similar hasta ahora”, dijo.

Los hallazgos fueron publicados recientemente en la edición de Londres de Scientific Reports.

“En la mayoría de las especies estudiadas hasta ahora, incluidos los humanos, el reloj biológico está sincronizado por la luz. Este mecanismo ha evolucionado durante millones de años como resultado de los ciclos diurnos y anuales de la luz solar: día y noche y sus diferentes duraciones que corresponden a los cambios de estación”, explicó Hagar Vardi-Naim, estudiante de doctorado en la Universidad de Tel Aviv y una de los líderes del estudio.

“Diferentes especies han desarrollado patrones de actividad que corresponden a estos cambios en la intensidad de la luz y la duración del día, y han desarrollado adaptaciones anatómicas, fisiológicas y de comportamiento adecuadas para la actividad diurna o nocturna y la estacionalidad. Sin embargo, en las últimas décadas, los humanos han cambiado las reglas con la invención y el uso generalizado de la luz artificial, lo que conduce a la contaminación lumínica”, agrega.

Números iguales de ratones espinosos machos y hembras de un total de 96 especímenes se alojaron en ocho recintos al aire libre. Los recintos estimularon las condiciones de vida naturales: todos los animales estuvieron expuestos a las condiciones ambientales naturales, incluido el ciclo natural de luz/oscuridad, la temperatura ambiente, la humedad y la lluvia. Cada recinto contenía refugios y acceso a alimentos suficientes.

Durante 10 meses, los recintos experimentales fueron expuestos a luz artificial de baja intensidad por la noche, similar a la de las farolas de las zonas urbanas. Algunos de los roedores fueron expuestos a luz blanca fría, otros a luz blanca amarillenta más cálida, otros a luz azul y el resto se dejó en la oscuridad como grupo de control. Se observaron los cambios en el comportamiento y la condición física de los animales.

El experimento se repitió al año siguiente.

Los investigadores encontraron que la contaminación lumínica también afectó la capacidad de reproducción de los roedores.

“En la naturaleza, ambas especies de ratones espinosos se reproducen principalmente en verano, cuando las temperaturas son altas y los recién nacidos tienen más posibilidades de sobrevivir. Sin embargo, la luz artificial parece confundir a los animales”, dice Vardi-Naim.

“Los ratones espinosos comunes comenzaron a reproducirse durante todo el año, pero dieron a luz a un número menor de crías por año. La predicción es que las crías nacidas en invierno no sobrevivirían en la naturaleza, lo que reduciría aún más el éxito reproductivo de esta especie”, explicó.

Vardi-Naim agregó que la reproducción en ratones espinosos dorados se vio afectada de manera diferente. “Las colonias expuestas a la luz artificial durante la noche continuaron reproduciéndose durante el verano, pero el número de crías se redujo a la mitad en comparación con el grupo de control, que continuó desarrollándose y reproduciéndose normalmente”.

Vardi-Naim señaló que, según estudios recientes, alrededor del 80 por ciento de la población mundial está expuesta a la luz artificial durante la noche, y el área afectada por la contaminación lumínica crece anualmente entre un dos y un seis por ciento. “En un país pequeño y superpoblado como Israel, muy pocos lugares no se ven afectados por la contaminación lumínica”, concluyó Vardi-Naim.

Foto ilustrativa de Alexas Fotos: https://www.pexels.com/photo/brown-and-white-mice-2280794/



The European Times

Artículos relacionados

Síguenos!

3,691SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

- Publicidad -spot_img