9.2 C
Elche
miércoles, febrero 1, 2023

Buy now

spot_img

Dependencia del clima: ¿enfermedad o autosugestión?

- Publicidad -spot_img


No hay nada más lógico que justificar nuestro mal humor con cielos grises, lluvias incesantes y charcos bajo los pies. Pero en ninguna parte de la Clasificación Internacional de Enfermedades se encuentran los términos «dependencia del clima» o «sensibilidad al clima». No existe evidencia científica de una relación directa entre la presión atmosférica, la velocidad del viento y los cambios en la fisiología del cuerpo. Consideraremos por qué, después de todo, cuando cambia el clima, sentimos incomodidad, fatiga y malestar de espíritu.

¿Qué es la meteodependencia?

El cuerpo humano se siente cómodo en ciertas condiciones: a una temperatura y presión atmosférica favorables; cuando se le suministra suficiente cantidad de oxígeno, luz solar y otros.

Cualquier cambio en estos factores puede causar malestar y cada uno reacciona de manera diferente. Comparemos los organismos de un niño sano y un adulto. Ambos responderán a los cambios en el ambiente externo, pero el primero es mucho más adaptable que el organismo maduro. Por tanto, un niño apenas notará el cambio de presión atmosférica o humedad, mientras que un adulto sí.

Muchas personas creen que su estado de ánimo es susceptible al clima, aunque no tienen explicaciones objetivas para ello. La razón es la edad avanzada. La “adicción al clima” puede ir acompañada de malestar, pero no es la causa del mismo, sino que es un estado con elementos de una enfermedad real y autosugestión. Cuanto más piensa una persona en ello, más explica y justifica el mal humor con el tiempo.

Por supuesto, no podemos negar todos los inconvenientes de un cambio de clima -por ejemplo, cuando afuera hace un calor infernal, es normal que un organismo se sienta mal- por falta de adaptación, sobrecalentamiento o deshidratación. Pero el cambio en la presión atmosférica y otros cambios no afectan la salud de ninguna manera.

¿Por qué tenemos sueño y nos duelen las articulaciones antes de que llueva?

Naturalmente, podemos experimentar somnolencia y dolor en las articulaciones en cualquier momento, pero debido a las peculiaridades de la psique humana, recuerda precisamente estos casos antes de que llueva. Otro ejemplo es la sensación de agotamiento y fatiga después de un largo, largo vuelo, uno lo asocia con las condiciones climáticas, no con alteraciones del reloj biológico.

El dolor en las articulaciones antes de que llueva se explica por la presencia de un trauma antiguo o de una enfermedad crónica – con la disminución de la presión atmosférica reaccionan los receptores que envían señales al cerebro, que a su vez las percibe como “alarmantes” y el dolor comienza a amainar. sentirse en los lugares de las áreas problemáticas.

Y la somnolencia es causada por la pequeña cantidad de oxígeno en el aire después de bajar la presión atmosférica. Debido a esta carencia, el cuerpo trata de ahorrar energía y aparece el deseo familiar de acostarse y dormir inmediatamente.

¿Cómo es peligrosa la dependencia del clima?

Una variedad de problemas de salud pueden ocultarse bajo la máscara de «dependencia del clima»: enfermedades de las articulaciones, sistemas cardiovascular y respiratorio, desviaciones hormonales, anemia crónica y otros. El cansancio, el aumento de la fatiga, los trastornos del sueño (somnolencia o insomnio), dolor de cabeza, mareos, palpitaciones, dificultad para respirar, cambios bruscos de humor son síntomas que se atribuyen erróneamente a la meteodependencia. No se deben ignorar, pero se debe consultar a un especialista.

Tormentas magnéticas: ¿debemos tenerles miedo?

La Tierra tiene una capa invisible: la magnetosfera. Es como una armadura y protege a todos los seres vivos de la radiación solar. Cuando se registran erupciones solares, aumenta la velocidad de las partículas ionizantes (el llamado viento solar) y aumenta la presión de la magnetosfera: se “encoge” alrededor de la Tierra y esto se denomina tormenta magnética. No tiene efecto sobre la presión atmosférica. Además, tampoco se ha demostrado su impacto en la salud humana.

Sin embargo, algunos científicos creen que las erupciones solares pueden causar dolores de cabeza, aumentar la presión arterial, reducir la capacidad de trabajo y exacerbar enfermedades crónicas.

Los expertos opinan que un estilo de vida saludable con suficiente sueño y buena alimentación, con una actividad física razonable y un bajo nivel de estrés, son la mejor prevención contra los posibles efectos de las tormentas magnéticas y la sensibilidad climática. Y la mejor solución para las enfermedades crónicas son las visitas programadas al médico.

¿Cuándo es bueno cambiar de zona climática?

Las alergias y las enfermedades pulmonares no están relacionadas con el cambio de clima, sino que dependen del cambio del entorno externo. Por ejemplo, juega un papel importante la presencia de micropartículas de polvo en el aire, que causan irritación de los bronquios. Si el irritante es específico, por ejemplo, pelusa de álamo, basta con romper el contacto con él. En el caso de una alergia al polvo de la calle, que está constantemente en el aire, es más probable que el tratamiento de la bronquitis fracase, incluso si se cambia el lugar de residencia. Por lo tanto, para aquellos que sufren de asma bronquial, el cambio de un clima frío y húmedo a uno seco y cálido tendrá un buen efecto.

Es un hecho bien conocido que la falta de luz solar es uno de los factores que lleva a la depresión. Así que estar en un país más cálido puede tener un efecto positivo.

Cambiar una zona climática siempre es una prueba para el cuerpo, porque necesita tiempo para adaptarse a las nuevas condiciones.

Foto de EKATERINA BOLOVTSOVA: https://www.pexels.com/photo/paperclip-in-a-shape-of-a-light-bulb-and-a-rubber-eraser-in-a-shape-of-a -cerebro-6193936/



The European Times

Artículos relacionados

Síguenos!

3,691SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

- Publicidad -spot_img