10.1 C
Elche
martes, enero 31, 2023

Buy now

spot_img

Los aditivos alimentarios inorgánicos podrían hacer que los bebés sean más vulnerables a alergias potencialmente mortales

- Publicidad -spot_img


codeimg 3 - Los aditivos alimentarios inorgánicos podrían hacer que los bebés sean más vulnerables a alergias potencialmente mortales

Las alergias alimentarias son una condición médica común y potencialmente grave que ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo reacciona a ciertas proteínas que se encuentran en los alimentos. Los síntomas pueden variar de leves (como picazón en la boca o erupción cutánea) a graves (como dificultad para respirar o disminución de la presión arterial). Las alergias alimentarias pueden ser provocadas por una variedad de alimentos, incluidos los cacahuetes, las nueces, la leche, los huevos, el pescado, los mariscos, la soja y el trigo.

Se descubrió que las nanopartículas inorgánicas cruzan potencialmente la barrera placentaria y entran en la leche materna, lo que aumenta el riesgo de alergias alimentarias en los bebés.

Las nanotecnologías han tenido un gran impacto en la industria alimentaria a través de mejoras en los métodos de producción, fabricación y procesamiento, con el objetivo de hacer que los alimentos sean más seguros y saludables. Sin embargo, el uso de nanopartículas en productos fitosanitarios, coadyuvantes de procesamiento, aditivos alimentarios y superficies que tocan los alimentos puede resultar en la transferencia de nanopartículas a los humanos a través del consumo.


Una revisión publicada recientemente en Fronteras en Alergia por Mohammad Issa de la Université Paris-Saclay y colegas advierte sobre las posibles consecuencias no deseadas para la salud de los cambios significativos en la producción de alimentos mediante el uso de nanopartículas. La revisión presenta evidencia de que las nanopartículas pueden atravesar la barrera placentaria y poner a los fetos en mayor riesgo de alergias alimentarias potencialmente peligrosas.

«Debido a las propiedades inmunotóxicas y biocidas de las nanopartículas, la exposición puede interrumpir los intercambios beneficiosos entre la microbiota intestinal y el huésped y puede interferir con la barrera intestinal y el desarrollo del sistema inmunitario asociado al intestino en el feto y el recién nacido», dijo la Dra. Karine Adel-Patient, autora correspondiente. de El estudio. “Esto puede estar relacionado con la epidemia de trastornos relacionados con el sistema inmunitario en los niños, como las alergias alimentarias, un importante problema de salud pública”.

Alergias en aumento

Las alergias alimentarias ocurren cuando el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada a las proteínas que se encuentran en los alimentos. Por lo general, los niños deben desarrollar tolerancia oral, lo que les permite comer sin que sus cuerpos traten las proteínas de la dieta como una amenaza, pero si el sistema inmunitario o la barrera intestinal están comprometidos, pueden sensibilizarse y desarrollar una reacción alérgica.


Las alergias alimentarias afectan entre el 2-5 % de los adultos y el 6-8 % de los niños, y la prevalencia ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Sabemos que los factores ambientales juegan un papel importante en el desarrollo de la alergia, y la mayor prevalencia en los niños sugiere que los factores ambientales de la vida temprana son probablemente clave. Las prácticas dietéticas y el medio ambiente afectan la salud intestinal en los niños pequeños, y la privación de microbiota intestinal y una amplia gama de proteínas dietéticas pueden afectar el desarrollo de la tolerancia oral.

Nanopartículas transmitidas

Para comprender cómo las nanopartículas pueden alterar este delicado equilibrio, el equipo se centró en tres aditivos que contienen nanopartículas que se encuentran regularmente en los alimentos.

“Dichos agentes pueden atravesar la barrera placentaria y luego llegar al feto en desarrollo”, explicó Adel-Patient. “También se sugiere la excreción en la leche, continuando la exposición del neonato”.

Si bien se ha demostrado que las nanopartículas cruzan la placenta en roedores, también hay evidencia de que los aditivos también cruzan la placenta en humanos. Las nanopartículas no se absorben en el intestino sino que se acumulan allí y afectan a las bacterias presentes en el microbioma intestinal al cambiar el número de especies presentes y sus proporciones. Dada la evidencia de la importancia del microbioma intestinal en el desarrollo de un sistema inmunológico bien educado, esto es preocupante para el desarrollo de alergias. Las nanopartículas también afectan la barrera intestinal del epitelio, que es otro componente esencial de una reacción saludable a las proteínas de la dieta.


La evidencia de inmunotoxicidad es más difícil de reunir, pero el equipo señaló evidencia de que el tejido linfoide asociado al intestino en humanos también se ve afectado negativamente por estas nanopartículas. Esto sugiere que el efecto sobre el sistema inmunitario es mayor de lo que se cree actualmente, de acuerdo con la evidencia de los estudios con roedores. Sin embargo, estos suelen reflejar una dosis proporcionalmente superior al consumo estimado por humanos.

“Hasta la fecha, no se ha evaluado el impacto de dicha exposición en el desarrollo de la alergia alimentaria”, advirtió Adel-Patient. “Nuestra revisión destaca la necesidad urgente de que los investigadores evalúen el riesgo relacionado con la exposición a nanopartículas inorgánicas transmitidas por los alimentos durante una ventana crítica de susceptibilidad y su impacto en la salud de los niños”.

Referencia: «Exposición perinatal a nanopartículas inorgánicas transmitidas por los alimentos: ¿un papel en la susceptibilidad a la alergia alimentaria?» por Mohammad Issa, Gilles Rivière, Eric Houdeau y Karine Adel-Patient, 5 de diciembre de 2022, Fronteras en Alergia.
DOI: 10.3389/falgy.2022.1067281



The European Times

Artículos relacionados

Síguenos!

3,688SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

- Publicidad -spot_img