17.2 C
Elche
lunes, mayo 29, 2023

Buy now

Benedicto XVI vivió amando al Señor hasta el final

- Publicidad - spot_img


Probado, conmovido, pero al mismo tiempo en paz. El arzobispo Georg Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia y secretario privado primero del cardenal Joseph Ratzinger y luego de Benedicto XVI, visitó los estudios de Radio Vaticano un día antes del funeral del hombre al que sirvió durante muchos años.

En una entrevista, relata los últimos momentos de la existencia terrena del hombre que sirvió a la Iglesia como obispo de Roma de 2005 a 2013 y luego tomó la decisión histórica de renunciar al pontificado hace casi diez años.

P: Miles de fieles rindieron homenaje a los restos mortales del Papa emérito. Has pasado gran parte de tu vida con él. ¿Cómo vives ahora?

Humanamente, sufriendo mucho. Me duele, sufro… Espiritualmente, muy bien. Sé que el Papa Benedicto ahora está donde quería ir.

P: ¿Cómo vivió Benedicto XVI estos últimos días? ¿Cuáles fueron sus últimas palabras?

No escuché sus últimas palabras con mis propios oídos, pero la noche antes de su muerte una de las enfermeras que lo asistía las escuchó. Alrededor de las tres: “Señor, te amo”. La enfermera me dijo en la mañana tan pronto como llegué a la habitación, estas fueron las últimas palabras verdaderamente comprensibles.

Por lo general, rezábamos Laudes frente a su cama: también esa mañana le dije al Santo Padre: “Hagamos como ayer: rezo en voz alta y ustedes se unen en espíritu”. De hecho, ya no era posible que pudiera orar en voz alta, estaba realmente sin aliento.

Allí solo abrió un poco los ojos – entendió la pregunta – y asintió con la cabeza que sí. Entonces, comencé. Alrededor de las 8 en punto comenzó a respirar cada vez más pesadamente. Había dos médicos, el Dr. Polisca y un reanimador, y me dijeron: “Tememos que ahora llegue el momento en que tendrá que tener su última pelea en la tierra”.

llamé al recuerdos Domini y también la hermana Brígida, y les dije que vinieran porque había llegado a su agonía. Estaba lúcido en ese momento. Ya había preparado antes las oraciones de acompañamiento para el moribundo, y rezamos durante unos 15 minutos, todos juntos, mientras Benedicto XVI respiraba cada vez más fuerte.

Quedó claro que no podía respirar bien. Entonces, miré a uno de los médicos y le pregunté: “Pero, ¿entró en agonía?”. Me dijo: “Sí, ha comenzado, pero no sabemos cuánto durará”.

P: ¿Y luego qué pasó?

Estábamos ahí; luego todos rezaron en silencio, ya las 9:34 respiró por última vez. Luego continuamos nuestras oraciones ya no por los moribundos sino por los muertos. Y concluimos cantando “Alma Redemptoris Mater”.

Murió en la octava de Navidad, su tiempo litúrgico favorito, el día de su predecesor, San Silvestro, Papa bajo el emperador Constantino. Había sido elegido el día en que se recuerda a un Papa alemán, San León IX de Alsacia; murió el día de un Papa romano, San Silvestre.

Les dije a todos: “Voy a llamar al Papa Francisco ahora mismo; él será el primero en saberlo. Lo llamé y me dijo: “¡Estaré allí de inmediato!”

Luego vino, lo acompañé al dormitorio donde había muerto y les dije a todos: “Quédense”. El Papa los saludó; Le ofrecí una silla y se sentó al lado de la cama y oró. Dio su bendición y luego se fue. Esto sucedió el 31 de diciembre de 2022.

P: ¿Qué palabras de su testamento espiritual te conmovieron más?

El testamento como tal me conmovió profundamente. Elegir algunas palabras es difícil, debo decir. Pero este testamento ya había sido escrito el 29 de agosto de 2006: fiesta litúrgica del martirio de San Juan Bautista.

Fue escrito a mano -muy legible, muy pequeño pero legible- en el segundo año de su pontificado. En alemán dirías “Benedikt O-Ton“, que es” Este es realmente Benedict “. Si hubiera tenido el texto, sin conocer al autor, lo habría reconocido. Contiene el espíritu de Benito. Al leerlo o meditarlo, uno ve que es realmente suyo. Todo de él está aquí, en dos páginas.

P: En fin, es un agradecimiento a Dios y a su familia…

Sí. Es un agradecimiento, pero también un estímulo a los fieles, para que no se dejen engañar por ninguna hipótesis, ni en el campo teológico o filosófico ni en ningún otro campo.

En definitiva, es la Iglesia la que comunica, es la Iglesia, Cuerpo vivo de Cristo, la que comunica la fe a todos y para todos. A veces, incluso en teología, hay teorías que son muy ilustradas, o lo parecen, pero que después de uno o dos años ya han pasado. Es la fe de la Iglesia Católica, esto es lo que verdaderamente nos lleva a la liberación y nos pone en contacto con el Señor.

P: ¿Cuál fue el mensaje más fuerte de su pontificado?

Su fuerza radica en el lema que eligió cuando se convirtió en Arzobispo de Munich, citando la Tercera Carta de Juan: “Cooperadores veritatis“, es decir, “colaboradores de la verdad”, lo que significa que la verdad no es algo pensado, sino que es una Persona: es el Hijo de Dios.

Dios se encarnó en Jesucristo, en Jesús de Nazaret, y este es su mensaje: seguir no una teoría de la verdad, sino seguir al Señor. “Yo soy el camino, la verdad, y la Vida”. Este es su mensaje. Un mensaje que no es una carga: más bien es una ayuda para llevar todo el peso de cada día, y esto da alegría. Hay problemas, pero la fe es más fuerte; la fe debe tener la última palabra.

P: El mundo nunca olvidará ese 11 de febrero de 2013, el anuncio de la renuncia. Hay quienes siguen diciendo que no fue una elección libre o incluso que quería seguir siendo Papa de alguna manera. ¿Qué piensas?

Yo mismo le hice esta misma pregunta en varias ocasiones, diciéndole: “Santo Padre, están buscando una conspiración detrás del anuncio del 11 de febrero después del Consistorio. Buscan, buscan, buscan…”

Benedicto respondió: “Quien no crea que lo que dije es la verdadera razón para rendirse, no me creerá, incluso si digo ahora: ‘¡Créeme, es así!’”. Esta es y sigue siendo la única razón y no debemos olvidar eso. Me había anunciado esta decisión: “Tengo que hacerlo”. Fui uno de los primeros que trató de disuadirlo. Y me respondió claro: “Mira, no te estoy pidiendo tu opinión, pero te estoy comunicando mi decisión. Una decisión orada, sufrida, tomada Coram Deo”.

Hay quienes no creen o inventan teorías, diciendo que habrían “dejado una parte pero conservando otra parte”, etc.: todos los que dicen esto sólo están inventando teorías sobre una palabra o la otra y al final no confían en Benedict, lo que dijo. Esto es solo una afrenta para él. Por supuesto, cada uno es libre de decir cosas sensatas o menos sensatas.

Pero la pura verdad es esta: ya no tenía fuerzas para dirigir la Iglesia, como dijo en latín aquel día. Pregunté: “Santo Padre, ¿por qué en latín?” Él respondió: “Este es el lenguaje de la Iglesia”. Cualquiera que piense que puede encontrar o necesita encontrar alguna otra razón se equivoca. Me comunicó la verdadera razón. Amén.

P: ¿Qué aspecto le impactó más cuando estuvo cerca de Benedict en el largo período que estuvo como Emérito?

Han pasado casi diez años. Benedicto -ya como cardenal, ya como profesor- tuvo una gran [spiritual] dote. Muchos dicen humildad: sí, eso es cierto, pero también –quizás esto no se vio tan bien– capacidad de aceptar cuando la gente no estaba de acuerdo con lo que decía.

Como profesor es normal: está la comparación, la discusión, la “lucha” entre los diferentes argumentos. Las palabras fuertes también se usan en este contexto, pero sin herir nunca y, si es posible, sin causar controversia. Otra cosa es cuando uno es obispo y luego Papa: predica y escribe no como persona privada, sino como quien ha recibido el mandato de predicar y de ser pastor de un rebaño.

El Papa es el primer testigo del Evangelio, más aún, del Señor. Y allí vimos que sus palabras, las palabras del Sucesor de Pedro, no fueron aceptadas. Pero esto nos dice que el liderazgo de la Iglesia no se hace sólo mandando, decidiendo, sino también sufriendo, y la parte del sufrimiento no era pequeña. Cuando se convirtió en Emérito, ciertamente toda la responsabilidad y todo el Pontificado habían terminado para él.

P: ¿Pensó que viviría tanto tiempo después de darse por vencido?

Hace unos tres meses le dije: “Santo Padre, nos acercamos a mi décimo aniversario de episcopado: Epifanía 2013, Epifanía 2023. Hay que celebrar”. Pero también significa diez años desde su renuncia.

Algunos me preguntan: “¿Pero cómo es posible que se haya dado por vencido diciendo que ya no tenía fuerzas y luego sigue vivo después de diez años?”. Y me respondió: “Debo decir que soy el primero que se sorprende de que el Señor me haya dado más tiempo. ¡Pensé un año como máximo, y me dio 10! Y 95 es una buena edad, pero los años y la vejez también tienen su peso, incluso para un Papa emérito”.

Continuó: “Lo acepté y traté de hacer lo que había prometido: orar, estar presente y, sobre todo, acompañar a mi sucesor con la oración”. Y esto es muy hermoso. También recomiendo a algunos que tengan problemas con esto que relean lo que dijo Benedicto XVI, agradeciendo al Papa Francisco en el Aula Clementina con motivo del 65 aniversario de su ordenación sacerdotal.

Finalmente, una vez dije en broma, de una manera no muy elegante: “Santo Padre, ha contado sin su anfitrión”. Él respondió: “Yo no tomé ninguna decisión: acepté lo que el Señor me dio. Él me dio esto; Tengo que agradecerle. Esta es mi creencia. Otros pueden tener otras ideas, teorías o creencias, pero esta es la mía”.

P: ¿Cuál fue la mayor enseñanza de su vida y qué es lo que más extrañará de Joseph Ratzinger?

La mayor enseñanza es que la fe escrita, la fe pronunciada y proclamada, no es sólo algo que dijo y predicó, sino que vivió. Es decir, el ejemplo para mí es que la fe que él aprendió, enseñó y proclamó se convirtió en una fe vivida. Y para mí, incluso en este momento en que sufro, no solo, esto es un gran alivio espiritual.

P: En su testamento Benedicto escribe: “Si en esta última hora de mi vida miro hacia atrás a las décadas que he cubierto, lo primero que veo es cuántas razones tengo para estar agradecido”. ¿Era un hombre feliz y realizado?

Era un hombre profundamente convencido de que en el amor del Señor uno nunca se equivoca, aunque humanamente se cometan muchos errores. Y esta convicción le dio paz y, se puede decir, esta humildad y también esta claridad.

Él siempre decía: “La fe debe ser una fe sencilla, no simplista, sino simple. Porque todas las grandes teorías, todas las grandes teologías tienen su fundamento en la fe. Y este es y sigue siendo el único alimento para uno mismo y también para los demás”.



The European Times

Artículos relacionados

Síguenos!

3,784SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimas noticias

- Publicidad - spot_img