10.2 C
Elche
miércoles, febrero 1, 2023

Buy now

spot_img

Klaus Welle – en el lado izquierdo de mi despacho hay una calavera, por supuesto, no una calavera de verdad…

- Publicidad -spot_img

Transcripción y traducción automática no revisada – para mayor precisión escuche el vídeo:

Klaus Welle: Si doy un discurso, no sería un discurso si no tuviera mis tradicionales hojitas. Así que hoy también las tendré.

En primer lugar, quiero agradecerles a todos su presencia. Por mi recepción de despedida. Pero como todo en el Parlamento, existe en tres. En Bruselas, en Estrasburgo y en Luxemburgo. Y en caso de que ésta no sea suficientemente buena, tenemos dos oportunidades más en Luxemburgo y en Estrasburgo. Y si todavía estamos decepcionados, 27 oficinas en los Estados miembros, Nueva York, Washington, ya sabes, podemos ir un poco más allá. Pero estoy bastante seguro de que podemos alcanzar nuestros objetivos dentro de la Unión Europea.

Así que normalmente estos días, siempre me hacen cinco preguntas. Así que tal vez debería responderlas aquí, para que todo el mundo pueda verlas. Así que las preguntas que me hacen son:

Primero, ¿cómo es ser secretario general del Parlamento Europeo? En segundo lugar, ¿de qué cosas se siente más orgulloso? Tercero, ¿cuáles han sido las decisiones más difíciles? Cuatro, ¿cómo se siente? Y cinco… ¿qué hará a continuación?

Así que si respondo a todas estas preguntas, creo que ha sido útil venir a este evento, ¿no?

Así que la primera ¿cuál es el papel del secretario general? De hecho, tiene muchas funciones. El primero y ahí estoy con el socialogo alemán Max Weber, que fundó de hecho esto. Él dijo. ¿Quiénes son los políticos? Los parlamentarios, los periodistas (y todos estamos de acuerdo), y también la administración política.

Así que en ese sentido, puedo confirmarlo, hay que entender de política para poder hacer este trabajo. Pero siempre he percibido como mi principal responsabilidad intentar que esta organización esté preparada para el futuro. Es más fácil preservar el consenso del momento. Pero la verdadera responsabilidad es preparar a la organización para lo que vendrá dentro de dos años, dentro de cinco, dentro de diez, dentro de quince. Y ahí la Oficina ha desempeñado un papel clave.

Lo quieras o no, también tienes que ser un gestor de crisis. He estado aquí sentado en la Sala de Situación con otros colegas cuando hubo un atentado terrorista en la estación de Maelbeek. Y no sabíamos si pararía ahí. He estado sentado con colegas, no tanto en una sala de situación en Estrasburgo, cuando tuvimos que cerrar todo porque hubo un ataque terrorista en el mercado de Navidad y no sabíamos qué iba a seguir.

Y también tuve el reto muy específico de gestionar la crisis de COVID. En primer lugar, hay que ser psicólogo. En realidad con todo el mundo. Pero cuando miro atrás a mis seis presidentes, había algunos que necesitaban este tratamiento psicológico más que otros. Y probablemente sea mejor que deje a su imaginación… quién encaja en esta Categoría…

Cinco… Tienes que ser un negociador.

Por supuesto, con el consejo. Cuando pedimos personal, es mejor pedir algo que vayamos a obtener. Así que hemos sido listos. Pero también dentro de la casa, porque creo que ese es el punto fundamental que todos tenemos que recordar. Esta es una casa de minorías. Todo el mundo es una minoría. E incluso el grupo más grande es sólo la minoría más grande. Y eso es, en efecto, algo maravilloso. Porque significa que tienes que escuchar. Tienes que entender que también el otro tiene un punto válido, y tienes que unir a todos.

No porque alguien tenga el 50% y un voto siempre tiene razón y los demás siempre están equivocados. Por eso creo que el Parlamento es un lugar maravilloso, de hecho. Y el Secretario General tiene que unir el mundo político y el administrativo. Es el punto de conexión entre ambos.

¿Cuáles son las cosas de las que me siento más orgulloso? Cuando entre en mi despacho, verá que en el lado izquierdo hay una calavera, por supuesto, no una calavera de verdad. ¿Lo veis? Puede calmar a todo el mundo de los derechos humanos, veganos y demás inmediatamente. Ahora, un artículo de periódico, un retrato que tuve en 2014 por el Financial Times, media página nunca antes y nunca después, donde me acusaron de haber sido la mente tortuosa detrás de la idea de Spitzenkandidaten. Y pensé, si me acusaron antes de las elecciones, también lo puse en la pared y estoy orgulloso de ello después de las elecciones.

Por supuesto, nada de lo que se hace lo hace una sola persona y ha habido mucha, mucha gente trabajando en los Spitzenkandidaten. Pero creo que podemos decir todos juntos como administración que impulsamos ese concepto como uno de los primeros. Un año y medio antes de las elecciones, ya dijimos Esta vez es diferente: Elegir quién manda.

Cuando los partidos políticos europeos ni siquiera habían decidido que iban a tener Spitzenkandidaten. Y a esto pertenecen también las reglas y la financiación de los partidos políticos europeos y las fundaciones. Si queremos democracia europea, necesitamos partidos políticos en Europa. No fue fácil para todos. Recuerdo debates con Guha en su momento, que decía que todavía tienen esta terrible experiencia de la tercera Internacional.

Espero no confundirme ahora en los números. Algo que ver con el líder búlgaro y que nunca podrían imaginar crear otra. Pero lo hicieron. Así se estructuró el sistema político en Europa. Y los partidos políticos son la condición previa para la competencia democrática. Y el resultado fue genial. En 2014 detuvimos por primera vez desde el 79 la tendencia a… la tendencia a la baja en la participación en las elecciones europeas. Y 2019, le dimos la vuelta más ocho puntos porcentuales, lo que significa un 20%.

En segundo lugar. Lo que llamamos el campus de Bruselas: El Parlamentarium, 350.000 visitantes al año… La Casa de la Historia Europea, 250.000 visitantes al año. El nuevo centro de información, el jardín del pueblo con los conciertos y en el futuro a partir de 2024, esperemos, la casa de los veterinarios, que no debe entenderse en el sentido alemán, por supuesto. Y la Biblioteca Solvay. Tenemos el contrato desde 2013 para crear una biblioteca europea en la Bibliotheque Solvay.

¿Por qué es importante? Es importante porque la gente no debe limitarse a estar fuera de los edificios de oficinas y dentro hay un proceso administrativo o legislativo, sino que debe poder percibir Europa desde una perspectiva histórica, desde una perspectiva cultural, de hecho, desde todas las diferentes dimensiones. Y eso es lo que permite el Parlamento Europeo. Y el Parlamento Europeo se ha convertido entretanto en la tercera atracción turística de Bruselas.

Algo que me gusta especialmente es el evento europeo de la juventud, donde cada dos años reunimos a 10.000 jóvenes. Por supuesto, yo empecé políticamente como activista juvenil, así que ahora sigo sintiéndome como tal. Y solía ir a la charla de Catholicxxxxx en Alemania y era simplemente fantástico, ya sabes, decenas de miles de jóvenes discutiendo. Así que un poco más pequeño. Permitimos lo mismo y luego vienen a las comisiones con cuatro con sus propias ideas.

Tratado de Lisboa 2009 Nuevos derechos para el Parlamento, Igualdad de Legisladores. Pero todo queda en papel mojado si no tenemos recursos. Por eso creamos el Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, bajo la hábil dirección de Anthony Teasdale. Y a veces duplicamos y triplicamos el personal de las comisiones, como en agricultura, en pesca o en comercio internacional.

Y también una gestión moderna. Es un marco de ejecución estratégica, que intenta convertirse en una organización basada en proyectos, lo que significa simplemente que tienes que anticipar el futuro de forma permanente. Así, cuando las cosas suceden, ya has pensado y puedes actuar. Y, por supuesto, nunca debo olvidar la casa de Jean Monnet, que hemos desarrollado maravillosamente. Y que es tan importante porque allí es donde Jean Monnet se sentaba con sus colegas más cercanos, y redactaron lo que se convirtió en la Declaración Schuman. Y de ahí podemos aprender también que hace falta el coraje de los políticos para hacer suyas las ideas. Como Schuman, que lo convirtió en su propio plan. Pero también se necesita una preparación adecuada por parte de personas como nosotros para que realmente pueda llevarse a cabo.

¿Cuáles fueron las decisiones más difíciles? Por supuesto, siempre hay competencia en esta categoría, pero debo decir que la situación más difícil fue sin duda COVID. De un día para otro, un parlamento que se reúne tiene que funcionar, cuando los miembros se sientan bajo su techo sólo con un ordenador, no pueden viajar, no se les permite. Se les informa de que… ya no tienen suficientes bomberos en Luxemburgo para abrir todos los edificios. El peligro es que tus expertos en informática se pongan enfermos y no puedas dirigir el centro de datos no puedas dirigir la operación básica.

Así que básicamente te quedas sin negocio y además arriesgas la vida de nuestros propios colegas. Así que fuimos capaces, todos juntos, de garantizar que el Parlamento no dejara ni un segundo de funcionar y de legislar. Que todos nuestros colegas estuvieran a salvo. Y también demostramos solidaridad práctica. Preparábamos día tras día 2000 comidas para personas necesitadas porque otros comedores estaban cerrados.

Nuestros conductores estaban dispuestos a llevar por la noche a médicos y enfermeras al hospital, lo que no está en su contrato, no está en su estatuto, lo que demuestra que no somos burócratas, sino funcionarios. Así que hemos acogido a 200 mujeres vulnerables. También quiero agradecer a los colegas del EPAS que estuvieran dispuestos a vaciar sus oficinas y darles un hogar durante un par de meses para que pudieran estar a salvo.

Así que hemos dado un ejemplo de que no sólo pensamos en nosotros mismos, sino también en las comunidades en las que vivimos. Y no puedo hablar de esto sin decir también unas palabras sobre David Sassoli, que fue un presidente excepcional en esta situación porque estuvo en todo momento dispuesto a asumir su responsabilidad, fuera popular o no. Y eso no siempre está muy extendido en el mundo político. Tuvimos que tomar decisiones, los dos, en los primeros días y semanas, que luego fueron autorizadas por la mesa. Pero no puedo estar lo suficientemente agradecido por la confianza de que he gozado por parte de David Sassoli.

Entonces, ¿cómo me siento? ¿Alguna conjetura? En primer lugar, me siento agradecido, por haberme permitido desempeñar esta responsabilidad durante tanto tiempo, 14 años. Y es realmente una experiencia excepcional. En segundo lugar, estoy contento. Porque creo que esos 14 años en total han sido años de éxito para el Parlamento Europeo y que hemos avanzado y estamos ahora en un lugar mejor.

En tercer lugar, debo decir que también me siento aliviado. Porque no está garantizado que uno pueda dejar una función así de una pieza. Física y psicológicamente. En el último recuento, todavía era el caso. Algunos de ustedes pueden tener una opinión diferente, pero yo me siento aliviado. Pero también me siento triste porque a muchos colegas, pero también miembros a los que ves a diario, los veré mucho menos a menudo. Y esos colegas y miembros también se han convertido en amigos.

¿Qué voy a hacer ahora? Después, por supuesto, seguiré con mi discurso. Pero después, a partir del 1 de enero, empecé mi compromiso con el voluntariado. Y he tenido la suerte de hacer de ello una profesión. Así que tengo la intención de volver al compromiso voluntario. La responsabilidad de Secretario General es mi octava reencarnación. Soy católico, por supuesto, así que no debería hablar de reencarnación, ya sabe, pero supongo que, de todos modos, he asumido que somos globalistas donde podemos utilizar este tipo de expresiones.

Empecé nueve años en el Consejo Nacional de Unión Alemania, que es una organización juvenil de la CDU. Fui jefe de Asuntos Exteriores y Europeos en la Oficina Central de la CDU. Fui presidente a nivel europeo de las juventudes democristianas. Fui Secretario General del Partido PPE. Secretario General del Grupo del PPE. Director General de Asuntos Legislativos de la DG xxx. Jefe de gabinete del Presidente y ahora Secretario General.

Así que en mi novena reencarnación, me gustaría trabajar en conceptos para Europa. Como ves, nada cambia realmente. El año pasado me aceptaron como profesor visitante en la Universidad Católica de Lovaina. Esta semana me han aceptado como profesor en prácticas en la London School of Economics. He aceptado dar seis charlas al año en la Ecole National Supérieur de París, y también tengo intención de dar una semana en primavera y otra en otoño en la Colin Powell School for Global Leadership de Nueva York.

Además, sigo colaborando estrechamente con la Fundación Arnold, en la que llevo casi 40 años, y también con el Martin Center. En Estados Unidos existe la tradición de que las personas que han tenido cargos activos, sigan después disponibles para la discusión, para el pensamiento, para la reflexión, para el debate. Para la reflexión. Y siempre he admirado a estas personas. Hace poco tuve el privilegio de volver a encontrarme con Henry Kissinger. Tiene 99 años y sigue activo. Vale. Tenía un poco de jet lag, pero acaba de volver de Japón… ya sabes… no está tan mal.

Brzezinski Madeleine Albright, felizmente admito que no estoy en esa liga. Pero sin embargo, puede servir de ejemplo. Y creo que en Europa nos beneficiaríamos si también hubiera más gente disponible para funciones similares. Cuando han estado en mi despacho, quizá hayan visto que detrás de mi mesa hay dos fotos. Y hay una tercera que sigue en pie pero no tiene clavo. La que nunca tuvo el clavo fue una foto con el presidente Macron. Pero bueno, aún queda tiempo.

Las que consiguieron un clavo y estuvieron en la pared durante 13 años son fotos con. Un socialcristiano demócrata padre de Europa, llamado Helmut Kohl. Y al socialdemócrata cristiano, padre de Europa que es xxxxx. Que visitó nuestra oficina de distancia días hace muchos, muchos años. Así que siempre me han servido de ejemplo y sobre todo de ejemplo… de que no basta con centrarse en los últimos sondeos de opinión. Es mucho más importante tener una visión histórica. Saber hacia dónde vas. Es importante asumir riesgos. Pero así es como se están creando cosas importantes. El Parlamento siempre tuvo este compromiso y esta visión. Durante muchos años. Y de hecho, siempre estamos de pie sobre los hombros de muchos otros.

Como el Secretario General Harold Ruma. Julian Priestly, Enrico Vinci. Todos construyeron sobre esta casa. Así que para terminar, en caso de que ya se hayan inquietado un poco o en caso de que el vaso ya se esté calentando, me gustaría dar las gracias a todos los colegas, porque sin duda no subestimo el papel del Secretario General, pero siempre es un esfuerzo común y colectivo. Siempre es cada uno en su puesto, que está ayudando a que el Parlamento tenga éxito y siga avanzando.

No puedo terminar esto sin dar las gracias a mi propio gabinete. Tenemos un gabinete. También tenemos un gabinete en el exilio, que se reúne siempre en verano, cerca de Estrasburgo, pero especialmente quizá, y digamos para todos los miembros del gabinete, mis tres jefes de gabinete, Freddie Drexler, que trabajó desde el principio, pero también como mi asesor, como director general; Christiane Mangold, que fue valiente durante seis años como jefa de gabinete y luego necesitó salir a la comunicación. Y Zuzana Altenberg, que siempre me ha complementado de maravilla. También me gustaría pedirles que apoyen a mi sucesor, Alessandro, del mismo modo que me han apoyado a mí. Hasta ahora, había un liderazgo alemán. Ahora habrá liderazgo italiano. Pero del norte de Italia. Y hay mucho trabajo duro allí. Así que disfrutadlo. Sigan participando y haciendo del parlamento un lugar aún mejor. Gracias.

 

The European Times

Artículos relacionados

Síguenos!

3,691SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

- Publicidad -spot_img