9.2 C
Elche
miércoles, febrero 1, 2023

Buy now

spot_img

Los científicos están un paso más cerca de comprender la muerte súbita cardíaca

- Publicidad -spot_img


El paro cardíaco repentino es una afección potencialmente mortal en la que el corazón deja de latir repentinamente.

La miocardiopatía arritmogénica, una enfermedad cardíaca que afecta particularmente a los atletas jóvenes, puede provocar la muerte súbita. los Universidad de Basilea ha modificado recientemente ratones genéticamente que desarrollan una enfermedad comparable a la que se encuentra en los humanos. Como resultado, el equipo pudo identificar mecanismos no descubiertos previamente y posibles objetivos de tratamiento.

Los fanáticos del equipo de fútbol Sevilla FC nunca olvidarán el partido de agosto de 2007 cuando Antonio Puerta, de 22 años, sufrió un paro cardíaco, se desplomó en el campo y finalmente falleció en el hospital. Más tarde se descubrió que el atleta padecía una afección conocida como miocardiopatía arritmogénica.


Esta enfermedad hereditaria afecta a una de cada 5.000 personas, siendo los hombres más afectados que las mujeres. “La miocardiopatía arritmogénica provoca arritmia con pérdida de células del músculo cardíaco, depósitos de tejido conectivo y grasa dentro del músculo cardíaco. Esto puede causar una muerte cardíaca súbita, a menudo durante el ejercicio”, dice Volker Spindler, anatomista y jefe del grupo de Adhesión Celular del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basilea.

Hoy en día, se reconoce que una serie de mutaciones genéticas pueden desencadenar la afección. No hay tratamiento, incluso con un diagnóstico temprano; solo están disponibles las opciones de manejo de síntomas.

“Se recomienda a los pacientes que eviten cualquier deporte competitivo o de resistencia y que tomen medicamentos como los betabloqueantes. En su caso, se puede realizar una ablación con catéter o utilizar un desfibrilador implantable”, dice la cardióloga Gabriela Kuster, jefa del grupo de Investigación del Miocardio del Departamento de Biomedicina. A veces, la única opción es un trasplante de corazón.

Las células del músculo cardíaco pierden su pegajosidad

El punto de partida del proyecto fue la noción de que muchas de las mutaciones afectan estructuras conocidas como desmosomas. Estos son grupos de proteínas en la superficie de las células del músculo cardíaco que aseguran una estrecha conexión entre las células. “Puede imaginarse que estos grupos actúan como una pieza de velcro”, dice la médica Dra. Camilla Schinner, la primera autora del estudio que acaba de publicarse en la revista Circulation. Esto condujo a la teoría de que las mutaciones reducen la adhesión entre las células, debilitando así el músculo cardíaco.

Para probar esta hipótesis, el equipo de Spindler introdujo una mutación similar a la que se encuentra en los pacientes en el genoma de los ratones. Luego, el grupo de Kuster examinó la función cardíaca de estos animales. El resultado: los animales genéticamente modificados mostraron una enfermedad cardíaca con arritmia que se parecía a la miocardiopatía arritmogénica en humanos. Además, el análisis microscópico y bioquímico de hecho mostró una adhesión reducida entre las células del músculo cardíaco. Los investigadores también observaron la cicatrización del músculo cardíaco típica de esta enfermedad.

Prevención del daño al tejido cardíaco

Su siguiente paso fue investigar cómo el músculo cardíaco enfermo difería de las condiciones saludables a nivel molecular. Los ratones con la mutación mostraron una mayor cantidad de una proteína en particular en las estructuras similares a velcro de las células del músculo cardíaco. Esto conduce, a través de una serie de eventos, a la deposición de tejido conectivo y cicatrización del corazón. La adición de una sustancia que bloquea esta cascada evitó la progresión de la enfermedad, razón por la cual Spindler ve aquí un posible nuevo enfoque de tratamiento.

“Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer hasta que se pueda considerar una aplicación en humanos”, señala. «Pero ahora tenemos mejores opciones para estudiar la enfermedad con más detalle para mejorar nuestra comprensión de los mecanismos subyacentes».


Referencia: “La adherencia desmosómica defectuosa causa miocardiopatía arritmogénica al involucrar una cascada de señalización de integrina-αVβ6/TGF-β” por Camilla Schinner, Lifen Xu, Henriette Franz, Aude Zimmermann, Marie-Therès Wanuske, Maitreyi Rathod, Pauline Hanns, Florian Geier, Pawel Pelczar, Yan Liang, Vera Lorenz, Chiara Stüdle, Piotr I. Maly, Silke Kauferstein, Britt M. Beckmann, Farah Sheikh, Gabriela M. Kuster y Volker Spindler, 21 de octubre de 2022, Circulación.
DOI: 10.1161/CIRCULACIÓN AHA.121.057329



The European Times

Artículos relacionados

Síguenos!

3,691SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

- Publicidad -spot_img