La Ketamina una nueva y peligrosa forma de tratar la depresión

12801602_10201230048029722_6029753242106117657_nLa Ketamina es un potente analgésico utilizado en campos de batalla para suministrarlos a los combatientes heridos e incluso se utiliza para sedar a los caballos, y como anestésico en multitud de operaciones. La industria farmacéutica busca desesperadamente nuevos componentes dentro del campo de este fármaco alucinógeno, no importan los efectos secundarios ni los trastornos mentales que en si misma pudiera  producir. Nadie en su sano juicio, hoy día puede afirmar que las nuevas sustancias experimentales y buscadas a marchas forzadas por los laboratorios Johnson & Johnson y Allergan, con la bendición de la FDA, la agencia del Gobierno de los Estados Unidos encargada de aprobar nuevos medicamentos, vayan a servir necesariamente para curar la depresión.

ketamina[1]Quizá el estancamiento de la facturación en dichos fármacos en 12.000 millones de dólares tenga algo que ver. Con las investigaciones que se están realizando en torno a la Ketamina, y los estudios de mercado, la industria farmacéutica vaticina unos beneficios de 22.000 millones de dólares para 2.020. Pero lejos de esperar la confirmación de los resultados, ya en el área de Los Ángeles y en el seno de muchas clínicas privadas se comienza a dar este tipo de analgésico tan peligroso como la heroína o el LSD; no se debe olvidar que es un compuesto sintético de la década de los 60 igual de peligroso y que la industria psiquiátrica no se resigna a utilizar de forma masiva en los próximos meses, incluso en Europa, donde, sobre todo en Inglaterra se prevé un desembarco másico de dicho compuesto.

alijo-ketamina[1]Utilizada para generar drogas de diseño de alta rentabilidad en la calle, tales como Polvo K, CK, Kit Kat, se caracteriza por generar lo que sus consumidores denominan el “agujero K” una especie de sensación de desdoblamiento, parecido al que se presupone ocurre en el famoso viaje astral de los budistas; no siendo pocos seguidores de la famosa Nueva Era que la han consumido para experimentar presuntos viajes “mágicos” o espirituales.

El interés de la Ketamina para la industria farmacéutica radica en su rápida absorción por el organismo, mientras que los antidepresivos comunes tardan días e incluso semanas en hacer efecto, esta sustancia y sus derivados comienzan a hacer efectos en horas. La argumentación para su aplicación es sencilla, funciona muy bien en aquellas personas con ideas delirantes de suicidio y con los militares que sufren estrés pos traumático, sin explicar que se les hace adictos de por vida, aun fármaco que cuando dejen de suministrarse les volverá a arrastrar al caos de donde interiormente nunca han salido. Un paliativo peligroso que se pretende introducir masivamente en los canales de la psiquiatría convencional y que luego pasará sin duda a ser recetado con alguna de sus variantes por médicos de cabecera a todo tipo de pacientes.

Una mala noticia sin duda para la medicina y la salud mental de la población mundial.

Gabriel Carrión, noticiasypalabras@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Blue Captcha Image
Refrescar

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>