El difícil arte de escribir y sus “malhumores”.

IMG-20130626-WA0026Gabriel Carrión
Ahora mismo se está haciendo realidad la profecía anunciada a mediados del 2010, cuando diversos estudios avanzaban de manera profética la decadencia del difícil arte de escribir. Cada vez son menos las propuestas literarias que amenazan las librerías y los autores se repiten, incluidos aquellos que cuentan en sus éxitos de venta, con tiradas millonarias. Para encontrar una novela que realmente nos gratifique aquellos que, alejados del ruido, vivimos entre palabras, nos vemos obligados, de vez en cuando a sumirnos en el silencio de los atardeceres y leer.
Soy un escritor sin novela, aunque se que un certero periodista de investigación, con muchas, cientos de propuestas literarias en forma de artículo, vídeos, cortos y algunos reportajes nada despreciables. Con premios, pocos, aquellos que me ha dado la casualidad, simplemente. Con el paso de los años y la linea de la evolución laboral perdida, me sumergí en el silencio casi diez años, ahora poco a poco, acorralado en mi modesto estudio, rodeado de papeles y libros, me encuentro con la necesidad vital de escribir una novela. Estoy en ello.
También convertí la necesidad de escribir en la necesidad de publicar y me animé a seguir formulando propuestas dentro del periodismo de investigación y de la realización de propuestas videográficas. Avanzo.
1012372_551432268236923_1925509461_nSer escritor es una profesión solitaria en ocasiones, en muchas ocasiones, sin más acompañamiento que el alcohol, el humo del tabaco, la música de Jazz o de clásicos del Pop, e incomprendida. Difícil comprender algo que apenas si nos hace poder llegar a final de mes.
Entre el humo y las palabras de vez en cuando me embarco en la lectura de propuestas independientes, escritas por fontaneros que se publican una historia, con amantes que desean contar la verdad de sus engaños en forma de novela, con dependientas ansiosas de formar parte, aunque sea tras la cortina, de 50 sombras de Gray, una mezcla entre la película Emmanuelle que tanto nos encendió en los 70 y las obras completas del Marques de Sade que andan revoloteando por alguna de las estanterías; y me agrada encontrar de vez en cuando relatos que poco se parecen a algo, esos me los quedo, los anoto y procuro seguir de vez en cuando al autor.
DSC_0923Estos autores no engañan a nadie, siguen apretando tuercas, enroscando cables, barriendo casas, soñando en la cocina, deambulando en la literatura, y procurando aprender.
Pero luego están los autores peligrosos, aquellos que no siendo nadie, de repente han aprendido que pueden llenar 100 o 150 páginas de cosas, la mayoría de ellas deleznables, y que además se sienten engrandecidos por el jaleo, el ruido de las redes sociales y la inmoralidad de quienes no tienen ningún escrúpulo en enmascarar la realidad y alaban a éstos; y se sienten capaces de afirmar que son escritores, grandes escritores (sólo el descarte de uno de mis libros de investigación mandó a la papelera más de 400 páginas escritas).
DSC_1092Resumiendo. Un libro se merece un respeto. Da igual la tirada. Un vocabulario impecable. Un tratamiento sintáctico especial y un diseño amable. Lo demás es farfulla.
Siempre animo a escribir, creo que la mejor terapia para los tiempos que corren es la lectura y la escritura. El humanismo y la calidez que transmiten las palabras son equiparables a una caricia en noches de frío. A través de un libro se entra en las casas de personas, da igual sean 10 o 10 millones, se provocan cambios y se producen emociones, cuidemos lo que transmitimos, pero sobre todo como lo transmitimos.
El mercado independiente es complicado, en él me muevo. El autodidacta es todavía peor, en él, a veces se esconden “escribientes” que no acaban de entender que este es, probablemente, uno de los oficios más complicados del mundo.

valencia-2013-106Hoy las palabras me pillan malhumorado, antes de entrar al estudio, me han contado algo de un “escribidor” que me ha dejado frío. Hoy he preferido no poner bajo mi nombre, en el encabezado de este artículo, nada que me identifique como escritor. A pesar de que me han comentado que 27 de mis trabajos se encuentran bajo referencias en la Biblioteca Nacional de España (coño 27 sip. una Celada).
391840_10200138483816406_278653729_n3En fin nada más lejos intentar desmotivar con lo escrito, al contrario, creo que la literatura gana con el regalo de las palabras que muchos autores nos hacen. Animo a seguir en el difícil arte de escribir y a seguir, sobre todo leyendo, pero leyendo literatura. Ello nos ayudará a todos. Seguro.

para discutir más: noticiasypalabras@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Blue Captcha Image
Refrescar

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>