El desayuno en tiempos de pandemia

por Gabriel Carrión López

Lo mejor: desayunar en casa. Pero si uno desayuna fuera en tiempos de virus, prudencia. La mente nos puede jugar pésimas pasadas y «darnos el día».

Hoy, sin ir más lejos, estuve desayunando en una cafetería donde no suelo ir de manera asidua. Mis desayunos, por el lugar donde resido de manera habitual, son frente al bar en un garito de playa, donde ya han comentado que «invirnearán» un poco, para deleite de algunos. Cierto es, que el lugar no es perfecto, pero es ventilado y en general, salvo la mesa de siempre, la gente que acude se comporta: lleva su mascarilla, no fuma en las mesas y suele mantener un cierto tono en las voces de sus conversaciones.

Pero hoy está de limpieza y, claro, he acudido a otra cafetería, algo más urbana y falta de expectativas higiénicas. Más una vez sentados ¿quien se va?. Pedí lo de siempre, media tostada poco torrada con aceite de oliva, y un descafeinado con leche de máquina con sacarina. Sencillo. Normalmente me hubiera desplazado a una cafetería algo más lejana, pero tengo invitados en el estudio, que me constan que a esas horas andarían dormidos. Anoche se acostaron tarde viendo la isla de las tentaciones, un programa de la cadena enemiga de todas que suele ser bien vista por sus sesudos y objetivos programas.

Me sirvieron el café y la media tostada sin relativas garantías higiénicas, sobre todo cuando vi el lavabo lleno de platos y tazas. Comencé a sentir miedo. Debo decir que soy un borrego y por lo tanto digno hijo del miedo que durante meses me han ido metiendo en el cuerpo periodistas, políticos y sabidos desconocidos cuyo único vocablo para hacer valer lo que dicen es: Somos la ciencia. De acojonar, insisto. Aunque lo peor llegó cuando fui a ponerle aceite.

¡¡¡¡¡¡¡ NO TENÏAN DOSIS INDIVIDUALES!!!!!! eran las botellas de siempre, aquellas que cogíamos todos con los dedos, abríamos el tapón con los dedos y nos servíamos aceite a escote en el pan. Un señor amable me pasó la botella, por el cuerpo me recorrió un escalofrío, ¿se habría desinfectado las manos? ¿lo habría hecho su señora? ¿con quién cenaría anoche? Atroz.

La botella se puede rellenar por lo que no hago responsable a la marca de la falta de medidas higiénicas de la cafetería. Ahora bien cambiar la botella que al menos no parezca que tomamos aceite caducado.

Con cierto reparo (asco) me eché el aceite. Una dosis generosa. Me dispuse a comer, levanté la vista y los vi, todos ellos me miraban. Uno tenía la mascarilla por debajo de la nariz, un poco más lejos, otro había enterrado directamente para pegar la cara a la vitrina de las magdalenas y estaba allí deleitándose, ¡¡¡sin mascarilla!!!. Pero lo peor estaba por llegar cuando vi la fecha de caducidad del aceite estampada en la botella, había caducado hacía cuatro meses. Las botellas se podían rellenar pensé. Y entonces me acordé del aceite de Colza. Pero eso ya es otra historia.

Me levanté, pagué el desayuno dejado a medias y me vine al calor de mi casa, y aquí estoy acurrucado en la habitación de arriba, soplando un magnífico café en la taza desinfectada y tomando una media tostada con aceite, que gusto ¿Por qué narices no desayuné en cada todos los días?

132 comentarios de “El desayuno en tiempos de pandemia”

  1. I used my teeth to strip off daddy’s black sheer socks. I placed them in my mouth and washed them with my saliva. I swallowed every single sweat and stink from these socks. It takes so well. I rolled them into a ball and stuck them into my jockstrap where my small dick and balls were.

    black gay cock xxx hot porn

  2. After I serve daddy’s left one, I was about to move to the right foot. While He stopped me, stood up, and walked towards the couch, he said “Crawling right after me.” I followed daddy. My nose was where daddy’s ass was. I was staring at that crotch while I was crawling, and I didn’t realize daddy stopped one of a sudden in front of the bathroom. My nose is slightly right into that dreaming ass crack.

  3. Thanks so much for giving everyone remarkably terrific opportunity to read in detail from here. It really is very brilliant and stuffed with amusement for me and my office colleagues to search your site particularly three times weekly to read through the fresh tips you have got. Not to mention, I am at all times happy for the unique methods served by you. Selected 3 tips in this posting are undoubtedly the most beneficial we’ve ever had.

  4. I’ll right away clutch your rss feed as I can’t find your email subscription link or e-newsletter service. Do you’ve any? Kindly let me realize so that I may just subscribe. Thanks.

  5. Luke’s having a tough time, and he’s discouraged.
    Picture of Benjamin Franklin and a caption that says «Aphorist Extraordinaire»
    People often use this quote when discussing health, but Franklin was talking about fire safety.
    They’re easy to remember and pass down through generations because they’re concise.
    Aphoristic statements also appear in everyday life, such as daily speeches made by politicians and leaders.
    Let’s get started.
    Aphorisms often use metaphors or creative imagery to express ideas.
    Another success aphorism comes from Chris Grosser.
    Examples of Aphorism in Politics
    Have you ever felt frustrated when other people didn’t meet your expectations.
    Want a few more.
    Finally, All things come to those who wait is a good aphorism we’re all familiar with.
    Then use it as a guideline to stay focused on your general theme.
    Practice what you preach.
    If you do, you agree with George Herbert’s famous aphorism from his book, Outlandish Proverbs.
    Nanakorobi yaoki.

  6. If you can do something, then you need to do it for the good of others.
    Have you ever felt frustrated when other people didn’t meet your expectations.
    Sometimes, though.
    Another memorable aphorism is, An apple a day keeps the doctor away.
    And get this.
    Now here’s the big question.
    20 Aphorism Examples
    This quote originated from Thomas Howell in New Sonnets and Pretty Pamphlets.
    Thomas Jefferson also mirrored this general idea when he said, I find that the harder I work, the more luck I seem to have.
    Napoleon Bonaparte could relate.
    That’s not what you expected, was it.
    But these days.
    For example.
    Now here’s the big question.
    Aphorisms often use metaphors or creative imagery to express ideas.
    This famous motto highlights the truism that life is full of ups and downs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.